26 de marzo de 2017

El degú (Parte 3): La jaula

Una de las decisiones más importantes que debemos tomar a la hora de decidirnos traer degús a casa es elegir la jaula adecuada. Puede parecer una tarea fácil, pero ya veremos que con estos pequeños hay muchos factores a tener en cuenta. 

¿Qué material escoger?

Los degús roen, roen MUCHO, y tienen una fuerza increíble en los dientes. Con esto solo nos quedan dos opciones: vidrio o metal.

Un terrario de cristal puede ser una buena opción si somos un poco manitas y le podemos hacer unos agujeros laterales para instalar un sistema ventilación. Las ventajas de este sistema es que es muy limpio al no poder tirar el sustrato fuera, es más luminoso, podemos ver mejor a los degús y es más estético. Las desventajas son que tenemos que añadirle ventilación y que es difícil de decorar.

Si elegimos una jaula de metal debemos asegurarnos de que no tenga nada de plástico. La mayoría de las jaulas que se pueden encontrar en el mercado tienen una base de plástico, lo que debemos evitar si no queremos tener degús a la fuga en cuestión de horas. Las jaulas que son totalmente de metal tienen la desventaja de que no tienen un cajón donde poder echar una buena cantidad de sustrato y que no lo tiren fuero. Hay una solución muy sencilla a este problema, y es hacer una especie de bordillo en la parte baja de la jaula con cualquier tipo de material, preferiblemente por fuera para que no lo puedan roer. La principal ventaja de las jaulas de metal es que son muy cómodas de decorar gracias a los barrotes, donde podemos colgar objetos fácilmente y los degús pueden entretenerse trepando. Las desventajas son que son menos estéticas y no hay mucha oferta de jaulas aptas para degús.

¿Qué tamaño es el adecuado?

Los degús son animales muy activos, por lo que necesitan una gran cantidad de espacio. En estado salvaje son animales de suelo que viven en madrigueras. Por ello lo ideal es darles el mayor espacio horizontal posible. Seguramente no podamos darles una gran superficie horizontal, con lo cual debemos darle la mayor altura posible. Los degús trepan medianamente bien y tienen una gran capacidad de salto, por lo que se adaptan muy fácilmente a espacios verticales.

Las dimensiones mínimas para dos degús considero que deberían ser 70x45x70 cm (ancho x fondo x alto), nunca inferior en ninguna de sus dimensiones. Cuanto más, mucho mejor. En Degutopia tienen una calculadora muy útil en la que podemos introducir las dimensiones de la jaula y te calcula cuántos degús puedes meter en ella. Si manejáis bien el inglés os invito a que le echéis un ojo a la página porque es muy completa.

Además hay que tener muy en cuenta el espacio entre los barrotes. Para asegurarnos de que no se escapan de la jaula, la distancia entre barrotes debe ser inferior a 2 cm. En el caso de que vayamos a tener degús jóvenes en la jaula el espacio debería ser de 1 cm aproximadamente. En el mercado se pueden encontrar jaulas para hurones que a priori parecen aptas para degús, pero lo más común es que tengan un espacio entre barrotes de 2,5 cm, con lo cual debemos descartarlas o recubrirlas con malla metálica de menos de 2 cm de luz.

Do It Yourself

Si somos un poco mañosos podemos hacernos nuestra propia jaula. Esta alternativa es más económica y se ajusta mejor a nuestro espacio disponible.

Hacer un terrario de cristal es caro, aunque comparado con los que se venden en el mercado podemos ahorrar un poco. Podemos comprar el cristal a la medida que queramos y unirlo con un adhesivo no tóxico para los animales. Recordemos que además es necesario hacer agujeros laterales a distinta altura para la ventilación.

Una opción muy económica es convertir una estantería metálica modular en una jaula. Es también muy versátil, ya que podemos hacerla de las dimensiones que queramos y la distribución de los pisos es muy sencilla. La opción más sencilla es utilizar las mismas dimensiones que las baldas disponibles en la tienda. Podemos usar la balda de la dimensión elegida como base de la jaula y cortar los perfiles si queremos menos altura. Una vez se tiene montada la base con los perfiles, forramos la estructura con malla metálica, fijándola con tornillos y tuercas a los perfiles de la estantería. Para hacer pisos podemos usar baldas más pequeñas y distribuirlas al gusto por la jaula, fijándolas también con tornillos y tuercas. La puerta la podemos hacer recortando la malla y añadiendo un trozo de malla a la zona cerrándolo con un candado, o podemos hacerlo más elegante y hacer un marco para la puerta con más perfiles metálicos y unas bisagras. Por último forramos el lateral de la parte de abajo con cartón, madera, o lo que sea para que no saquen el sustrato, y ¡voilà! ya tenemos una jaula estupenda para nuestros degús. Podemos combinar varias estanterías y hacerla más larga, más ancha, en forma de L... Imaginación al poder.

También podemos reutilizar un mueble o comprar uno barato para reconvertirlo en un espacio para ellos. Puede servirnos una estantería, un armario, una cómoda o una vitrina. La ventaja que tiene es que si somos manitas queda muy estético, pero puede convertirse en desventaja si no tenemos maña. Además hay que tener en cuenta que no deben quedar resquicios en la madera donde puedan hincar el diente los degús, lo que puede resultar una tarea muy complicada. Es una idea muy atractiva pero mejor lo dejamos para otros animales menos destructivos. La estantería metálica es más económica y más apropiada para ellos.

Si tenemos bastante espacio en casa, también podemos hacerles un cercado en el fondo o la esquina de una estancia. La ventaja es que tendrán más espacio horizontal que con las otras alternativas. Pero en cambio hay que tener muchas cosas en cuenta para que esta opción no sea todo desventajas. Primero, tenemos que elegir bien el material. Una malla metálica nos aseguraría que no la pueden roer, pero la pueden trepar, e idear una forma para que no puedan salir al otro lado puede ser un dolor de cabeza. Lo más adecuado sería una barrera de barras verticales lo suficientemente estrecha como para que no quepan a través de ella, lo que puede resultar bastante caro. En segundo lugar, hay que tener en cuenta la altura. A pesar de ser animales de suelo, los degús pueden saltar alturas bastante grandes. En salto vertical pueden salvar unos 50 cm, pero en horizontal pueden llegar a unos 70 cm fácilmente. Si cerca de verja tienen algún objeto un poco alto, pueden dar un gran salto en diagonal y salirse fuera. Los parque para roedores que se pueden encontrar en tiendas de animales considero que no tienen la altura suficiente para ellos. Como vemos, es difícil hacerles un recinto lo suficientemente seguro para dejarlos dentro sin supervisión, pero puede ser una buena opción para sus paseos diarios.


¿Dónde ubicarla?

Los degús disfrutan mucho de la compañía de sus dueños, por lo que la jaula debe estar en la estancia de la casa donde estemos más tiempo. Deben tener una temperatura más o menos constante, debemos evitar una zona que sea fría en invierno y demasiado calurosa en verano. También tenemos que evitar que estén justo al lado de un radiador o al lado de una ventana abierta, para evitar también temperaturas extremas. A los degús les encanta echarse una siesta al sol, así que tenerlos cerca de una ventana o puerta donde les de un poco el sol es una buena idea, pero asegurándonos de que no pasan calor.


Para no alargar más este post, hablaré sobre los accesorios que necesitan en la jaula y cómo decorarla en una próxima entrada. Espero haberos ayudado a escoger la jaula más adecuada para vosotros y para vuestros degús.


Si no has leído las demás entradas sobre degús, ¡no te las pierdas!