26 de enero de 2016

Cómo elegir un buen pienso para nuestro gato


Con tantas marcas en el mercado elegir un pienso para nuestro gato se convierte en una odisea. En esta entrada os quiero dar unos consejos básicos para guiaros un poco. No soy experta en el tema, solo os voy a transmitir lo que he aprendido en la búsqueda del mejor pienso para mi gato.


Los gatos son animales carnívoros. Por ello la proteína es muy importante en su dieta. El pienso que elijamos debe tener como mínimo un 30% de proteína. Yo optaría por un pienso con un nivel de proteína del 35-38%. He leído sobre casos de gatos que han tenido problemas digestivos después de consumir piensos muy altos en proteína, así que no soy muy partidaria de los piensos con más del 40%. La taurina es muy importante para los gatos, el pienso debe contener al menos 1000 mg por cada kilo.

Lo más importante es huir de todos aquellos piensos cuyo primer ingrediente sean cereales. El orden de aparición de los ingredientes es muy importante, cuanto más lejos esté en la lista menor será su presencia en la composición del pienso. Por lo tanto debemos asegurarnos de que por lo menos el primer ingrediente sea carne. Mejor si especifica que la carne es deshidratada porque si es fresca, al ser el pienso un alimento seco, el porcentaje final de carne se reducirá. Cuanta más carne tenga, mejor. 

Siempre que he buscado información sobre piensos instan a desechar cualquiera que lleve subproductos cárnicos, pero yo no comparto esa opinión. ¿Qué son los subproductos cárnicos? El problema es que es un concepto muy amplio. Los subproductos son cualquier parte del animal que no se aprovecha para el consumo humano. Eso pueden ser huesos, pezuñas, picos, plumas, vísceras y un largo etcétera. Hay partes que no tienen gran valor nutricional, pero en cambio las vísceras sí lo tienen. Lo malo de la presencia de subproductos es que el fabricante no suele especificar qué tipo es, y no es lo mismo plumas que hígado. En mi opinión es una buena opción utilizar lo que los mataderos desechan para hacer comida de animales, ya que de lo contrario esas piezas no tendrían salida y se convertirían en un residuo. Yo os diría que no descartéis un pienso porque lleve subproductos, simplemente aseguraos de que no sea el primer ingrediente.

En muchos piensos encontrareis también la denominación harina. Con la harina pasa lo mismo que con los subproductos, que no sabemos qué lleva exactamente. Por eso también es un ingrediente que con frecuencia dicen que hay que evitar. En mi opinión no hay que ser tan drásticos, a priori la harina no es mala, toda la carne tiene que pasar a ser harina para formar los granos de pienso. Hay harinas de carne que no llevan partes no deseadas como plumas o cabezas. Si estáis seguros de que no lleva plumas y está hecha principalmente de carne y no de subproductos es un buen ingrediente. Podéis intentar contactar con el fabricante para que os aclare con qué ingredientes hacen las harinas, seguramente resolverán vuestras dudas.

Ahora están en auge los piensos sin cereales. Teniendo en cuenta que los gatos son carnívoros parece la opción perfecta, pero la realidad es que los cereales son sustituidos por patata, que tampoco es un ingrediente ideal. Creo que los cereales son como una religión, hay quien cree que hay que evitarlos y quien cree que no son malos. La ventaja de los piensos sin cereales es que suelen llevar un porcentaje de carne mucho más alto, por lo que se convierten en una opción muy buena. 

El precio es un factor que tenemos muy en cuenta a la hora de elegir un pienso. Los mejores piensos siempre son mucho más caros y no todo el mundo se lo puede permitir. En este tema os quiero advertir que no os dejéis engañar por el precio del kilo de pienso. Debéis fijaros en la dosis diaria recomendada por el fabricante en la etiqueta y hacer el cálculo de cuántas comidas  puede hacer vuestro gato con ese saco de pienso. Puede que un pienso parezca caro al principio pero como es más saciante os dura mucho más y al final no es tan caro como pensabais. Os recomiendo que para comparar piensos calculéis cuánto os va a durar según la dosis recomendada y con ese dato y el precio del saco os calculéis el coste por día o por mes. Yo me he visto en el caso de estar en duda entre un pienso bueno y caro y otro peor pero mucho más barato y al hacer esa comparativa descubrí que realmente el más caro me salía más rentable porque el gato solo necesitaría comer la mitad que con el otro.

Me dejo cosas en el tintero: calcio, fósforo, omega 3, omega 6... En el tema de grasas y minerales estoy muy verde, así que prefiero no deciros nada.

Espero que mis recomendaciones os hayan servido de ayuda.